01.06.22       Morning Spanish Murli        Om Shanti      BapDada       Madhuban


Esencia:
Dulces hijos, permaneced constantemente ocupados en el servicio divino, y vuestro amor por el Padre incrementará y el mercurio de vuestra felicidad siempre permanecerá alto.

Pregunta:
¿Cuál es la felicidad en los corazones de los hijos que han experimentado ir más allá al recibir el drishti de Baba?

Respuesta:
Experimentan en su corazón la felicidad del reino del paraíso, tan pronto como un alma recibe una mirada del Padre, reclama un derecho a la herencia. El Padre lo tiene todo fundido en Él.

Pregunta:
¿Por qué el Padre da cada día diferentes puntos a los hijos de formas variadas?

Respuesta:
Para satisfacer el deseo de muchos nacimientos de los hijos. Los hijos escuchan los puntos nuevos del Padre, y así su amor por el Padre incrementa.

Canción:
Pasasteis la noche durmiendo y día comiendo.

Om shanti.
Vosotros hijos estáis sentados con vuestra vista en Baba. El Padre os está viendo a vosotras almas y vuestros cuerpos. Vosotros hijos, también le veis. ¿Hay mayor placer en mirar a Baba o en escucharle? Habéis escuchado mucho conocimiento; habéis escuchado conocimiento sin límites. Sois los devotos número uno; habéis hecho la máxima devoción. Habéis estudiado los Vedas, las escrituras, el Granth, el Gita, y el Gayatri mantra (verso sagrado). Habéis hecho penitencia, tapasya, todo. Habéis escuchado mucho. El Padre os dice desde cuándo comenzasteis a escucharlos. Habéis escuchado mucho desde que fueron escritos. Sin embargo, solo ahora tiene lugar el encuentro a través de los ojos con el Padre. Vais más allá con una mirada. Hay un verso: el Señor, el Satguru, llevó a las almas más allá con una simple mirada. Baba es el Satguru y también el Señor de las Novias. Estamos sentados en su visión. Desde nuestra visión conocemos al Padre, y entendemos que nos convertimos en amos del mundo a través de Él. El corazón se pone feliz viendo al Padre, porque el alma lo recibe todo de Él. El Padre lo tiene todo fundido en Él. Vosotros hijos ahora habéis encontrado al Padre, estáis sentados en su visión, así que, sin duda hijos, estaréis intoxicados por el reino del paraíso. En primer lugar, está la intoxicación de pertenecer al Padre, y después la de la herencia de beta, el reino. Entendemos que estamos sentados delante del Padre, y que se está eliminando la conciencia del cuerpo. Nosotras almas hemos ido por el ciclo representando nuestros papeles a través de estos cuerpos. Nuestro Padre está ahora sentado delante de nosotros. Está la felicidad de recibir la herencia del Padre. Cuando un hijo crece, se hace consciente de que es el hijo de un abogado, un ingeniero o un emperador, y de que es el amo de ese reino. Aquí, entendéis que estáis recibiendo del Padre vuestra herencia del paraíso. Hijos, deberíais experimentar felicidad permanente viendo al Padre. A esto se le conoce como conversación de corazón a corazón. El Padre Supremo de todos se sienta aquí y habla a las almas. El alma escucha a través de este cuerpo. Solo sucede una vez que el Padre, a quien habéis estado recordando, venga y os dé vuestra herencia para 21 nacimientos mediante el encuentro que tiene lugar a través de los ojos. Hijos, deberíais recordar esto. Algunos hijos olvidan esto. No deberíais olvidar esto. Estando delante de los ojos de Baba, entendéis que estáis sentados con Baba. Viendo a Baba, sube el mercurio de vuestra felicidad. El Padre se sienta aquí y explica puntos nuevos, de forma que los hijos desarrollan amor completo por el Padre. Entonces, vosotras almas podéis satisfacer el deseo de vuestros corazones, porque habíais estado separados. Habéis experimentado muchos tipos de pesar. Ahora que estáis sentados aquí personalmente, deberíais estar felices de verle. ¿Estáis felices estando delante de Baba o permanecéis tan felices como cuando estáis lejos de Él? La razón dice que, como uno escucha muchas cosas fuera, el intelecto se atrae en otras direcciones. Los hijos que están en Madhuban, están escuchando a Baba personalmente. Baba atrae a las almas con su amor. ¡Vuestro Baba es tan encantador y dulce! Os está haciendo dignos de ir al paraíso. Vosotros hijos erais amos del paraíso. Ahora, de acuerdo al drama, lo habéis perdido todo. Perder el reino y reclamarlo de nuevo no es gran cosa. Solo vosotros entendéis esto. Hay millones de almas en el mundo, pero solo unos pocos entre miles de millones me reconocen como soy, lo que soy, y lo que se recibe de mí. Aunque algunos entiendan todo esto, lo asombroso es que Maya les hace olvidar. No es que Maya no haga que los que están personalmente delante de Baba, olviden a Baba. Maya hace que olviden incluso los que están aquí personalmente. Debería haber amor completo por Shiv Baba. ¿Cómo puede incrementar vuestro amor para que podáis reclamar de Baba la herencia más elevada? El Padre dice: ¡Haced servicio divino! El Padre también sirve a los hijos. Hijos, entendéis que Baba ha venido de la tierra lejana. Los hijos que tienen fe en el intelecto nunca deberían fluctuar o estar confundidos, pero Maya es muy poderosa. Baba os está decorando. Os está cambiando de seres humanos en deidades. Esta es una escuela en la cual os convertís en deidades. Este es el esfuerzo que hacéis para convertiros en amos del mundo puro. Baba simplemente dice: ¡Recordadme! Cuando una persona está muriendo, se le dice que recuerde a Rama (Dios). Sin embargo, la gente no conoce a Rama, así que no hay beneficio a través de ese recuerdo. Vosotros tenéis el reconocimiento pleno del Padre. Venís aquí a Shiv Baba. Él es Incorporal, el Creador. ¿Cómo crea Él? A Prajapita Brahma también se le llama creador. El mundo humano se crea a través de Brahma. Por eso se le llama el Padre de la Gente. Vosotras almas os habéis convertido en Brahmins y vosotras almas entendéis claramente que sois los nietos de Shiv Baba, y que os habéis convertido en los hijos de Brahma. Vosotros hijos queréis tener absueltos vuestros pecados y ser hilados muy cerca en el rosario de la victoria. Por tanto, debéis recordar a Baba mucho. También sois karma yoguis. Cuidad de vuestro hogar y permaneced tan puros como una flor de loto. Este ejemplo no se aplica a los sannyasis. Ellos no pueden permanecer en sus hogares y hacerse tan puros como un loto, ni pueden decir esto a otros, porque la gente hace a otros iguales a si mismos. Los sannyasis no pueden decir: se tan puro como un loto. Ni siquiera le pueden decir a la gente que recuerde el elemento brahm; incluso esto no es posible. Replicarían: habéis dejado vuestro hogar, pero ¿cómo podemos nosotros? Vosotros no sois capaces de permanecer en vuestros hogares, entonces ¿cómo podéis decir a otros que lo hagan? No pueden dar las enseñanzas del Raja Yoga. Ahora, habéis entendido el significado de todas las religiones. Cada religión tiene que venir en su propio momento. La edad de oro tiene que venir después de la edad de hierro. La religión original eterna de las deidades es necesaria para la edad de oro. Ninguna otra religión puede convertir a los humanos en deidades. Ellos tienen que ir a la tierra de la liberación. En el paraíso hay felicidad. Cuando nos convertimos en deidades, los de las demás religiones van a la liberación. Sin embargo, hasta que nosotros vayamos a la tierra de la liberación en vida, el paraíso, nadie puede ir a la tierra de la liberación. El paraíso y el infierno no pueden existir al mismo tiempo. Cuando hayamos reclamado la herencia de liberación en vida, no debería quedar nadie en una vida de atadura. Entendéis que en este momento es la confluencia. Solo os encontráis con Baba en la confluencia de los ciclos; los demás no pueden encontrarse con Él. Los demás piensan que esta es la edad de hierro, pero nosotros ya no estamos en la edad de hierro. Estamos reclamando de Baba nuestra herencia del paraíso. Hemos muerto en vida para pertenecer a Baba. Los que son adoptados llegan a conocer ambos mundos. Se les dice: pertenecíais a ése y ahora pertenecéis a éste. Conocen a sus amigos y familiares de ambos lados. Hijos, sabéis que habéis levado vuestra ancla y os habéis alejado de allí. Ahora nos estamos yendo. No tenemos conexión con este mundo. Dios está hablando a sus hijos, es decir, el Padre Supremo, el Alma Suprema, están hablando a los hijos saligrams. Se dice que Dios tiene que venir, pero no le conocen. Al no conocer al Padre, están confundidos; nadie entiende una cosa tan fácil, y aún así continúan recordando a Dios. Vosotros entendéis que un alma adopta un cuerpo para representar un papel. Habéis venido desde la región suprema, donde también reside el Padre Supremo, el Alma Suprema. Los seres humanos no conocen a las almas, ni conocen al Alma Suprema. Nadie sabe cómo vendrá Dios a encontrarse con los hijos, ni qué hará. En el Gita, se ha escrito todo de forma errónea. Han cambiado el nombre. El Padre pregunta: ¿Me conocéis? Krishna no preguntaría: ¿Me conocéis? El mundo entero le conoce, pero él no puede dar conocimiento. Por eso, definitivamente, tenéis que explicar que Dios cambia su forma, pero que Él no se convierte en Shri Krishna. Él entra en el cuerpo de un humano. No entra en el cuerpo de Krishna. Éste es Brahma; el alma de Krishna está en él. Han cometido un error en este pequeño aspecto. Este es el nacimiento 84 del alma de Krishna, y después al principio, él se convierte en Krishna. Está haciendo esfuerzo en su último nacimiento para reclamar el estatus de Krishna. Este es un tema muy incógnito. Ellos han olvidado este pequeño aspecto. Es algo muy resbaladizo de entender. Vosotros entendéis que pertenecéis al clan de Krishna. Ahora, una vez más, estáis reclamando de Shiv Baba vuestra fortuna del reino. Krishna no se asienta en vuestros intelectos. La gente dice: Dios Krishna habla. Eso no demuestra nada. Se muestra en el Gita que solo quedaron cinco Pandavas. Le han dado al ciclo cientos de miles de años. ¡La gente ni siquiera entiende una cosa tan sencilla! Vosotros entendisteis, que pertenecíais a la familia de la dinastía del sol simplemente con una señal. Habiendo pertenecido a la dinastía del sol, después pertenecisteis a la dinastía shudra. Después, de Brahmins os convertís en deidades; esas castas se tienen que mantener en vuestros intelectos. Ellos incluso han reducido las castas a la mitad; han olvidado a los Brahmins, el alto copete, y también a Shiv Baba. Han mostrado a las deidades, los guerreros, mercaderes y shudras, pero sin duda, también son necesarios los Brahmins. ¿Dónde fueron los hijos de Brahma? Esto no se asienta en el intelecto de nadie. El Padre os explica claramente. Debéis inculcar esto bien en vuestros intelectos. El conocimiento que está en el intelecto del Padre, también debería estar en el vuestro. Yo os hago iguales a mí, a vosotras almas. El conocimiento del ciclo del mundo que está en mí, también está en vuestros intelectos. Tenéis que ser sensatos. Debería haber yoga con Baba, y también debería haber el rumiar del conocimiento una y otra vez. Estáis sentados aquí delante de Baba. Entendéis que Baba explica muy fácilmente. Se dice: las almas y el Alma Suprema estuvieron separadas por un largo período de tiempo. El Satguru os enseña a través de la forma de un agente. Un agente es aquel que os arregla un contrato. El Padre viene y arregla un contrato con Él a través de éste. Entendéis que no se debería recordar al agente. Vuestro compromiso con Shiv Baba tiene lugar a través del agente. Todos vosotros, los que estáis entremedias, también sois agentes. Podéis preguntar: ¿Qué relación tenéis con el Padre Supremo, el Alma Suprema? Creáis métodos para arreglar el matrimonio de otras almas con Él. También dais el nombre de Prajapita Brahma. Recibís la herencia de Shiv Baba. Él es el Creador del paraíso. Las almas encarnadas están comprometidas con el Alma Suprema. Os comprometisteis, reclamasteis vuestra herencia y la estáis reclamando una vez más. Entendéis que este es vuestro negocio en la edad de la confluencia, ciclo tras ciclo. Nadie más puede comprometer a las almas con el Alma Suprema. Les comprometéis con Aquél que les hace los amos del mundo. Este es el compromiso espiritual más elevado. Ciclo tras ciclo, aprendéis del Padre como organizar el compromiso espiritual de las almas con Baba. Ocurre así ciclo tras ciclo. Sin duda, cambiáis de seres humanos en deidades, ciclo tras ciclo. Después, vosotros deidades os convertís en seres humanos de nuevo ¡Los seres humanos son seres humanos! Entonces, ¿por qué después se ha escrito que a Dios no le llevó mucho tiempo cambiar a los seres humanos en deidades? Porque Él establece la religión de las deidades. Entendéis que mediante este compromiso, nos estamos convirtiendo de seres humanos en deidades. Todos dicen que 3.000 años antes de Cristo, Bharat era el paraíso, pero nada de esto entra en sus intelectos. Al principio, Bharat era el paraíso. Incluso ahora, construyen tantos templos. Ahora es la etapa de descenso para otros, mientras que para vosotros es la etapa de ascenso. Lleva un segundo entrar en la etapa de ascenso. Achcha.

A los hijos más dulces, amados, durante tanto tiempo perdidos y ahora encontrados, amor, recuerdos y buenos días de la Madre, el Padre, BapDada. El Padre espiritual dice namasté a los hijos espirituales.

Esencia para el dharna:
1. Nunca os confundáis acerca de nada ni permitáis que vuestra fe fluctúe. Mientras cuidáis de vuestro hogar, etc., sed un karma yogui. Para ser hilado cerca en el rosario de la victoria, definitivamente, debéis haceros puros.

2. Rumiad el océano del conocimiento para volveros inteligentes. Permaneced constantemente comprometidos en el servicio de Dios. Haced el servicio de hacer a otros iguales a vosotros.

Bendición:
Que seáis el que entrega la conciencia limitada de "mío" con la conciencia de la palabra "Baba" y así, os convirtáis en un renunciador ilimitado.

Algunos hijos dicen: “Esta virtud mía”, “Mi poder”. Esto es un error. Considerar tuyo un regalo de Dios es un gran pecado. Algunos hijos dicen de forma ordinaria: Mi virtud o mi intelecto no se usan. Sin embargo, decir “mío” es ensuciarlo; también es engaño. Por lo tanto, entregad esta conciencia limitada de “mío” y recordad constantemente la palabra “Baba” y seréis considerados un alma renunciadora.

Eslogan:
Entregad vuestro servicio al Padre y seguiréis recibiendo el fruto y el poder del servicio.