03.01.23       Morning Spanish Murli        Om Shanti      BapDada       Madhuban


Esencia:
Dulces hijos, en este tiempo, el mundo es un mundo de pesar. Conquistad vuestro apego a este mundo y recordad la nueva era. Apartad el yoga de vuestro intelecto de este mundo viejo y conectadlo al mundo nuevo.

Pregunta:
Hijos, ¿qué preparativos estáis haciendo, e inspirando a otros a hacer, para ir a la tierra de Krishna?

Respuesta:
Para ir a la tierra de Krishna, simplemente tenéis que renunciar a todos los vicios en este, vuestro último nacimiento. Haceos puros e inspirad a otros a que se hagan puros. Hacerse puro es el preparativo que necesitáis hacer para ir de la tierra del pesar a la tierra de la felicidad. Dad a todos el mensaje de que este mundo es sucio y que, para ir al mundo nuevo de la edad de oro, tienen que alejar el yoga de su intelecto de este mundo.

Canción:
El corazón dice gracias a Aquel que le da soporte.

Om shanti.
En esta canción, los hijos dicen: Baba. El intelecto de los hijos va hacia el Padre ilimitado. Los hijos, que ahora estáis recibiendo felicidad, y habéis encontrado el camino a la felicidad, entendéis que el Padre verdaderamente ha venido para daros felicidad para 21 nacimientos. El Padre mismo viene y os da enseñanzas para lograr esta felicidad. Él os explica que ninguno de los seres humanos de este mundo puede dar nada. Todos ellos son parte de la creación: son todos hermanos y hermanas. ¿Cómo podría la creación darse la herencia de felicidad el uno al otro? Por supuesto, solo el único Padre, el Creador, puede dar la herencia de felicidad. No hay seres humanos en este mundo que puedan dar felicidad a nadie. Solo el único Satguru es el Otorgador de Felicidad y el Otorgador de Salvación. Ahora bien, ¿Qué felicidad estáis pidiendo? Todos han olvidado que había mucha felicidad en el paraíso. Ahora, en el infierno, hay mucho pesar. Por tanto, sin duda, solo el Amo es quien tiene misericordia de todos los hijos. Hay muchos que creen en el Amo del Mundo, pero no saben quién es ni lo que pueden recibir de Él. No es que recibamos pesar del Amo. Le recordáis para lograr paz y felicidad. Seguramente, los devotos recuerdan a Dios por tener algún logro. Debido a que son infelices, Le recuerdan para lograr paz y felicidad. Solo el Único da felicidad ilimitada. Todos los demás continúan dándose entre sí, felicidad temporal limitada. Eso no es gran cosa. Todos los devotos claman al único Dios. Definitivamente, Dios debe ser el más grande de todos. Su alabanza es muy grande y por eso tiene que ser Aquel que da mucha felicidad. El Padre nunca causaría pesar a Sus hijos ni al mundo. El Padre explica: Simplemente pensad: cuando Yo creo el mundo, es decir, la nueva era, ¿sería eso causar pesar? Yo lo creo para dar felicidad. Sin embargo, este drama de felicidad y pesar está predestinado. ¡Los seres humanos son tan infelices! El Padre explica que hay felicidad cuando es el mundo nuevo en la nueva era. Hay pesar en el mundo viejo. Todo se vuelve viejo y completamente degradado. Se dice que el mundo que Yo creo, al principio, es satopradhan. En ese tiempo, todos los seres humanos son muy felices. Debido a que esa religión ha desaparecido, esto no está ahora en el intelecto de nadie. Los hijos entendéis que la nueva era fue la edad de oro. Ahora el mundo es viejo y todos definitivamente esperan que el Padre lo haga nuevo. Al principio, había muy pocas personas en el mundo nuevo, la nueva era, y eran tan felices que no había límite a su felicidad. Su mismo nombre era el cielo, el Paraíso, el mundo nuevo. Entonces, seguramente habría existido gente nueva en ese mundo. Ciertamente, Yo debo haber creado ese nuevo reino de deidades. ¿De qué otro modo hubiese sido posible que existiera el reino de las deidades en la edad de oro, cuando en la edad de hierro no había reyes y todos estaban en la miseria? ¿Cómo cambió este mundo? El intelecto de las personas está tan muerto que no entienden nada. El Padre viene y os explica a los hijos. Los seres humanos culpan al Amo. Dicen que Él es quien da felicidad y pesar, y aun así recuerdan a Dios para que venga y les conceda paz y felicidad, y les lleve de regreso al dulce hogar. En ese caso, sin lugar a dudas Él os enviará a representar vuestro papel. La edad de oro definitivamente vendrá después de la edad de hierro. Los seres humanos están siguiendo los dictados de Ravan. A las directrices elevadas se les llama shrimat. El Padre dice: Yo os enseño Raja Yoga fácil. No recito versos del Gita como hacéis vosotros. ¿Se sentaría el Padre y os enseñaría el Gita? Yo os enseño Raja Yoga fácil. ¿Escucháis canciones o poesías en la escuela? En la escuela recibís una educación. El Padre dice: Os estoy enseñando Raja Yoga. Nadie más tiene yoga conmigo. Todos Me han olvidado. Este olvido también está fijado en el drama. Yo vengo y os recuerdo que soy vuestro Padre. Creéis que Dios es incorporal y que, por tanto, vosotros sois Sus hijos incorporales, almas incorporales. Venís aquí para representar vuestro papel. Las almas incorporales residen en el mundo incorporal, que es el más elevado de todos. Este mundo es corporal, luego está el mundo sutil y, por encima de este, está el mundo incorporal que está en el tercer piso. El Padre se sienta personalmente delante de los hijos y os explica: Yo también resido en ese lugar. Cuando el mundo era nuevo, había una religión y se le llamó el paraíso. Al Padre se Le llama Dios Celestial, el Padre. La edad de hierro es la tierra de Kans y la edad de oro es la tierra de Krishna. Así que deberíais preguntarles: ¿vendréis ahora a la tierra de Krishna? Si queréis ir a la tierra de Krishna, haceos puros. Al igual que estamos haciendo los preparativos para ir de la tierra del pesar a la tierra de la felicidad, vosotros también deberíais hacer lo mismo. Para esto, definitivamente, tenéis que renunciar a los vicios. Este es el nacimiento final para todos; todos tienen que regresar al hogar. ¿Habéis olvidado que esta guerra del Mahabharat tuvo lugar hace 5000 años, cuando todas las religiones fueron destruidas y se estableció la única religión? Las deidades existían en la edad de oro. No existen en la edad de hierro. Ahora es el reino de Ravan. Los seres humanos son demoníacos; se les tiene que convertir en deidades. Para hacer eso, ¿tendría que venir Dios al mundo demoníaco o al mundo divino? ¿O vendría en la confluencia de los dos? Se ha recordado que Dios viene en la edad de la confluencia de cada ciclo. El Padre nos explica de esta forma. Estáis siguiendo Su shrimat. Él dice: Hijos, he venido como vuestro Guía para llevaros de regreso al hogar. Por eso, también Me llaman la Muerte de todas las Muertes. La Gran Guerra, mediante la cual se abren las puertas del paraíso, también tuvo lugar hace un ciclo. No obstante, no todos fueron al paraíso. Todos, menos las deidades, se quedaron en la tierra del silencio. Yo, el Amo de la tierra de más allá del sonido, he venido aquí para llevar a todos a la tierra más allá del sonido. Ahora estáis atrapados en las cadenas de Ravan y os habéis convertido en los que tienen rasgos viciosos, sucios y demoníacos. La lujuria es el vicio sucio número uno. Después, la ira y la avaricia son sucias, número indefinido. Tenéis que convertiros en conquistadores del apego al mundo entero, pues solo entonces podréis ir al paraíso. Cuando un padre construye un hogar limitado, el intelecto está ocupado en eso. Los hijos dicen a su padre que construya esto o aquello en la nueva casa. De igual forma, el Padre ilimitado dice: ¡Ved qué hermosamente estoy creando el mundo nuevo del paraíso para vosotros! Por tanto, el yoga de vuestro intelecto debería salir del mundo viejo. ¿Qué hay en este mundo? Los cuerpos son viejos y también hay aleación en las almas. Esa solo se puede eliminar cuando permanecéis en yoga. Entonces podréis embeber conocimiento. Este Baba os está dando una clase. Oh hijos, todas vosotras almas sois Mi creación. En la forma de almas, sois hermanos. Ahora, todos vosotros tenéis que ir al hogar conmigo. Ahora todos se han hecho tamopradhan; es el reino de Ravan. Anteriormente, no sabíais cuándo comenzó el reino de Ravan. En la edad de oro hay 16 grados celestiales y, después, en la edad de plata hay 14 grados celestiales. No es que perdáis dos grados instantáneamente; descendéis poco a poco. Ahora, no hay grados celestiales; hay un eclipse total. El Padre dice: Haced una donación y vuestro eclipse se eliminará. Donad los cinco vicios y no cometáis más pecados. La gente de Bharat quema a Ravan. Ciertamente, es el reino de Ravan. Sin embargo, ellos no saben ni qué es el reino de Ravan ni qué es el reino de Rama. Dicen que debería haber el reino de Rama, que debería haber una nueva Bharat, pero ninguno de ellos sabe cuándo el mundo y Bharat se hacen nuevos. Todos están dormidos en el cementerio. Ahora, los hijos podéis ver los árboles de la edad de oro. Aquí no hay deidades. El Padre viene aquí y explica todo esto. Él es vuestra Madre y Padre. En la forma física, estos dos son la madre y el padre. Recordáis a Ese como la Madre y el Padre. No diréis esto en la edad de oro. Allí no es cuestión de bendiciones. Aquí, tenéis que pertenecer a la Madre y al Padre, y también haceros dignos. El Padre os recuerda: Oh gente de Bharat, habéis olvidado que fuisteis deidades y que erais muy ricos y sensatos. Ahora os habéis arruinado y os habéis vuelto insensatos. Maya, Ravan, os ha hecho insensatos hasta este punto. Por eso quemáis a Ravan. Creáis una efigie de un enemigo y la quemáis. Hijos, recibís mucho conocimiento y, aun así, no lo rumiáis. Vuestro intelecto continúa deambulando de un lado a otro. Os olvidáis de relatar estos puntos en vuestras charlas. No explicáis por completo. Tenéis que dar el mensaje del Padre a todos: que Baba ha venido. La Gran Guerra está delante de vosotros. Todos tienen que regresar al hogar. Se está estableciendo el paraíso. El Padre dice: Olvidad el cuerpo y las relaciones corporales y recordadme. No digáis simplemente que los del islam y los budistas son todos hermanos. Todo eso son religiones corporales. El alma de cada uno es un hijo del Padre. El Padre dice: Renunciad a todas las religiones del cuerpo y recordadme solo a Mí. Estamos celebrando el nacimiento de Shiva para dar el mensaje del Padre. Los Brahma Kumars y Kumaris somos los nietos de Shiva. Estamos recibiendo de Él la herencia del reino del paraíso. El Padre nos da el mensaje: ¡Manmanabhav! Vuestros pecados se absolverán a través de este fuego del yoga. ¡Haceos sin cuerpo! Achcha.

A los hijos más dulces, amados, durante tanto tiempo perdidos y ahora encontrados, amor, recuerdos y buenos días de la Madre, el Padre, BapDada. El Padre espiritual dice namasté a los hijos espirituales.

Clase de la Noche:

Hijos, ahora habéis entendido muy bien el mundo corporal, la región sutil y el mundo incorporal. Solo vosotros Brahmins recibís este conocimiento. Las deidades no lo necesitan. Ahora tenéis conocimiento del mundo entero. Anteriormente, pertenecíais al clan shudra. Ahora os habéis convertido en Brahma Kumars así que se os ha dado este conocimiento a través del cual se establece la dinastía de las deidades. El Padre viene y establece el clan Brahmin, las dinastías del sol y de la luna y Él lo hace en la edad de la confluencia. Los de las otras religiones no establecen una dinastía inmediatamente. A ellos no se les puede llamar gurús. Solo el Padre viene y establece una religión. El Padre dice: Ahora tenéis la inquietud en vuestra cabeza de tener recuerdo del Padre. Olvidáis esto una y otra vez. Mientras hacéis esfuerzo, también continuad con vuestro negocio etc. y también continuad teniendo recuerdo para estar saludables. El Padre os capacita a ganar un ingreso con gran fuerza y en ello tenéis que olvidarlo todo. Yo, el alma, me estoy yendo: se os hace practicar esto. Cuando coméis, ¿no podéis recordar al Padre? Cuando coséis ropa, haced que el yoga de vuestro intelecto esté en el recuerdo del Padre. Toda la basura se ha de eliminar. Baba dice: podéis hacer cualquier trabajo para el sustento de vuestros cuerpos. Es muy fácil. Habéis entendido que el ciclo de 84 nacimientos ahora está terminando. El Padre ahora ha venido para enseñaros Raja Yoga. La historia y geografía del mundo se está repitiendo en este tiempo; se está repitiendo tal como fue hace un ciclo. Solo el Padre os explica el secreto de la repetición a vosotros. Se dice: Un Dios, una religión. Habrá paz allí, ese es el reino indiviso. “Dividido” significa el reino demoniaco de Ravan. Esos eran deidades y estos son demonios. La obra acerca del reino demoniaco y el reino divino está basada en Bharat. Bharat tenía la religión original eterna y era el camino de la familia pura. El Padre viene y crea el camino de la familia pura de nuevo. Éramos deidades, y luego nuestros grados continuaron disminuyendo. Luego fuimos a la dinastía shudra. El Padre enseña de la misma forma que enseñan los profesores y los estudiantes escuchan. Los buenos estudiantes prestan atención completa, no se pierden nada. Tenéis que estudiar regularmente. No debéis ausentaros en tal universidad divina. Baba continúa diciéndoos cosas profundas. Achcha. Buenas noches. Namaste a los hijos espirituales.

Esencia para el dharna:
1. Renunciad a todas las religiones del cuerpo. Convertíos en un alma sin cuerpo y recordad al Padre. Purificad el alma con yoga y embebed conocimiento.

2. Rumiad el conocimiento que os da el Padre y dad el mensaje del Padre a todos. No permitáis que vuestro intelecto divague.

Bendición:
Que seáis obedientes y pongáis vuestros pasos en las huellas del Padre y así recibáis las bendiciones de Dios.

Ser obediente significa poner vuestros pasos en las huellas de BapDada, es decir, seguir sus órdenes. Solo tales hijos obedientes reciben las bendiciones de Dios en todas las relaciones. Esto también es una ley. En sentido general también, cuando realizáis una tarea de acuerdo a las instrucciones de una persona, para quien sea que realicéis esa tarea, definitivamente recibís bendiciones de esa persona. Aquí, estas son bendiciones de Dios y hacen que las almas obedientes permanezcan constantemente livianas y luminosas.

Eslogan:
Haced de la divinidad y la espiritualidad la decoración de vuestra vida y lo corriente terminará.