09.03.19       Morning Spanish Murli        Om Shanti      BapDada       Madhuban


Esencia:
Dulces hijos, recordad al Padre y la herencia repetidamente. El Padre, el Cirujano espiritual, sólo da una medicina para haceros siempre sanos. Él dice: Hijos, ¡recordadme!

Pregunta:
¿De qué aspectos deberíais hablaros a vosotros mismos para que podáis experimentar gran placer?

Respuesta:
Deciros a vosotros mismos: cualquier cosa que yo pueda ver con estos ojos, se va a destruir. Solo quedaremos Baba y nosotros. El dulce Baba nos está haciendo los amos del paraíso. Entrando en soledad y hablándoos de esta forma, experimentaréis muchísimo placer.

Om shanti.
El Padre Supremo, Dios Shiva habla: Dulcísimos hijos, deberíais recordar la más auspiciosa edad de la confluencia, a cada paso. Hijos, solo vosotros sabéis esto, pero, número indefinido, conforme al esfuerzo que hacéis. Vuestros intelectos deberían recordar que, ahora, en esta edad de la confluencia más auspiciosa, nosotros nos estamos convirtiendo en los humanos más elevados y que Baba ha venido para liberarnos de esta jaula de Ravan. Así como un pájaro se pone feliz cuando es liberado de una jaula, vuela y experimenta felicidad, así, vosotros hijos también os dais cuenta que esto es la jaula de Ravan en la cual hay muchos tipos diferentes de pesar. El Padre ha venido ahora para liberarnos de esta jaula, aunque somos seres humanos. Está escrito en las escrituras que tuvo lugar una guerra entre las deidades y los demonios, y que las deidades ganaron la guerra. De hecho, no fue cuestión de una guerra. Ahora vosotros os estáis convirtiendo, de demonios en deidades. Lográis la victoria sobre Ravan, esto es, los cinco vicios, no la comunidad de Ravan. A los cinco vicios se les llama Ravan. Sin embargo, no es una cuestión de quemar a nadie. Hijos, vosotros os ponéis muy felices porque vais a ir a un mundo donde, ni hace demasiado calor ni demasiado frío, donde es la estación de primavera constantemente. Ahora está llegando la primavera de la edad de oro. Aquí, la primavera es efímera, pero allí, la primavera dura medio ciclo para vosotros. El clima no es caluroso allí, en cambio aquí, la gente sufre y muere debido al calor. Para que vosotros os liberéis de todas esas cosas tristes, el Cirujano imperecedero os da una medicina muy fácil. Otros cirujanos a los que vais tienen que recordar muchas medicinas diferentes, en cambio este Cirujano no tiene otra medicina. Simplemente recordándole, os liberáis completamente de la enfermedad; no hay medicina, etcétera. Los hijos dirían: Hoy, vamos a tener un seminario: ¿cómo debería escribir una gráfica? ¿Cómo debería uno recordar a Baba? Tendremos un seminario sobre esto. Ahora, el Padre no os dificulta que os sentéis y escribías nada; no hay necesidad de malgastar papel. El Padre dice: Haced solo que vuestro intelecto recuerde al Padre. ¿Escriben ellos una gráfica, en el camino de la ignorancia, de cuánto recuerdan a su padre? No hay necesidad de leer o escribir nada para eso. Los Hijos dicen al Padre: Baba, te olvido. Si otros escuchasen esto, ¿qué dirían ellos? Hijos, vosotros decís: Nos hemos hecho Tuyos mientras vivamos. ¿Para qué os habéis convertido en esto? Para reivindicar la herencia de la soberanía del mundo, del Padre. ¿Por qué, entones, olvidáis a un Padre así? ¿No podéis recordar al Padre que os da tal herencia inmensa? Habéis recibido esta herencia de Él muchas veces antes, pero ¡aun así Le olvidáis! Si queréis reivindicar vuestra herencia del Padre, tenéis que recordarle y también embeber virtudes divinas. ¿Sobre qué hay que escribir? Cada uno de vosotros solo tiene que preguntar a su corazón. Está el ejemplo de Narad. Él fue un gran devoto. Vosotros sabéis que sois vosotros los viejos devotos de muchos nacimientos. Ahora experimentáis mucha felicidad recordando al dulce Padre. Hasta el punto que tenéis recuerdo, acorde a eso, os hacéis dignos de casaros con Lakshmi o Narayan. Cuando un niño pobre es adoptado por una persona rica, él se pone muy feliz. Él seguiría recordando a su nuevo padre y la herencia. Aquí hay muchos que ni siquiera tienen la sabiduría para convertirse en un hijo del Padre y reivindicar un reino. ¡Es asombroso que ni siquiera seáis capaces de recordar al Padre que os hace los amos del mundo! Hijos, el Padre os adopta, y es sorprendente que no seáis capaces de recordar a semejante Padre. Repetidamente, deberíais recordar al Padre y su propiedad. El Padre dice: Dulces hijos, largo tiempo perdidos y ahora encontrados, Me habéis invitado para que venga aquí y os adopte. El Padre ha sido invitado a venir. Es el Padre quién establece el paraíso. Él os da la herencia del paraíso. Clamáis a Baba: Ven y adóptanos a los impuros. Vosotros mismos habéis estado diciendo que sois impuros e insolventes, sucios y que no valéis un penique. En el camino de la devoción, continuabais clamando al Padre ilimitado para que viniese. El Padre dice: Vosotros no teníais tanto pesar en el camino de la devoción como los seres humanos aquí, que tienen mucho pesar. El Padre ha venido ahora, así que, seguramente debe ser el tiempo para la destrucción. Entendéis que después de esta guerra, después de la destrucción, no habrá rastro de guerra durante muchos nacimientos y muchos años. Las guerras no sucederán ni habrá ningún rastro de pesar o enfermedad, etcétera. Sin embargo, ahora hay muchas enfermedades. El Padre dice: Dulces hijos, Yo os liberaré de todo sufrimiento. Habéis estado recordándome: ¡Oh Dios, ven y otórganos paz y felicidad! Todos piden estas dos cosas. Aquí, hay falta de paz. Por tanto, a los que aconsejan sobre la paz, se les dan premios por la paz. La pobre gente no sabe qué es la paz. La paz no se puede lograr de nadie más que del dulcísimo Padre. Vosotros intentáis arduamente hacerles entender, pero, aun así, ellos no entienden. También deberíais escribirle al Gobierno y preguntar: ¿Por qué malgastáis vuestro dinero para nada? Sólo el único Padre, el Océano de la Paz, puede crear la paz en el mundo. Podéis escribir esto de una forma real a los líderes del Gobierno, en un papel de buena calidad. Cuando vean la buena calidad del papel, ellos entenderán que la carta viene de una persona importante. Preguntadles: Vosotros habláis de paz en el mundo, ¿cuándo la recibisteis anteriormente que pudierais recibirla de la misma forma otra vez? Tenéis que haberla recibido anteriormente. Vosotros sabéis sobre eso y así podéis escribir la época y la fecha de cuándo existían la paz y la felicidad en el mundo. Fue el Padre quién vino y creó la paz y la felicidad en el mundo. Ese fue el período de la edad de oro. Lakshmi y Narayan son un signo de esa dinastía. Nadie más conoce los papeles de Brahma y de vosotros Brahmins. El papel de Brahma es el principal. Él se convierte en el carruaje a través del cual el Padre lleva a cabo mucho trabajo. Por eso, a él se le da el nombre: “El Carruaje Miles de Millones de veces Afortunado”. Rumiad cómo podéis explicar esto. Los seres humanos tienen mucha intoxicación. Ahora vosotros tenéis que darles la presentación del Padre. Solo el Padre, el Océano del Conocimiento, tiene este conocimiento. Solo cuando Él viene, da este conocimiento. Hasta entonces, nadie más puede dar este conocimiento. En el camino de la devoción, todos los devotos continúan realizando devoción. Sólo el único Padre os da conocimiento. De hecho, vosotros no hacéis en absoluto un libro permanente del conocimiento. Escucháis este conocimiento con vuestros oídos. Cualquier libro, etcétera, que tenéis, es solo temporalmente; porque todos ellos se van a destruir. Todas las notas que tomáis, también van a terminar. Las notas que tomáis solo son para vuestros propios esfuerzos. El Padre dice: Haced una lista de temas que seáis capaces de recordar. Sabéis que esos libros no permanecerán. Solo este recuerdo permanecerá en vuestros intelectos. Vosotras almas os hacéis tan completamente plenas como el Padre. Todo el resto de cosas viejas, cualquier cosa que veáis con vuestros ojos, se destruirá al final. Nada permanecerá al final. El Padre es el Cirujano eterno. Las almas también son eternas e imperecederas. Ellas dejan sus cuerpos y toman otros. Día a día, cualquier cuerpo que recibe la gente, es impuro y sucio. Hijos, ahora vosotros sabéis que os estáis haciendo elevados. Es el Padre quién os hace elevados. Los sabios y hombres santos etcétera, no os hacen elevados. El Padre os hace elevados. Baba dice: Dulces hijos, Yo os siento en Mis párpados y os llevo de regreso Conmigo. Las almas se sientan aquí en los ojos. El Padre dice: Oh almas, Yo os llevaré más allá en Mis ojos. Ahora solo queda un corto tiempo. Por tanto, ¡haced esfuerzo! Preguntad a vuestro corazón cuánto recordáis al dulce Baba. Heer y Ranjha (una pareja) no se amaban el uno al otro por vicio; era solo amor puro. A través del recuerdo podrían verse el uno al otro, se encontrarían el uno al otro. El Padre dice: Vosotros también deberíais haceros así. Ellos son amado y amada un nacimiento, mientras que vosotros sois Mis amados durante muchos nacimientos. Esas cosas que ocurren tienen lugar en este tiempo. Las palabras “amado y amada” no se utilizan en la edad de oro. Allí, ellos permanecen puros; cuando uno piensa en el otro, él o ella aparecerán y experimentarán felicidad. Hijos, vosotros no tenéis nada visible que ver. En este tiempo, solo tenéis que consideraros a vosotros mismos almas y recordar a vuestro Amado, el Padre. Consideraos almas y recordad al Padre con gran felicidad. El Padre continúa explicando: En el camino de la devoción, Me amabais como vuestro Amado y os sacrificabais a Mí. Decíais: Oh Amado, cuando Tú vengas me sacrificaré a Ti. El Amado ahora ha venido para hacer a todos hermosos. Él intenta haceros como Él Mismo. Cuando os hagáis hermosas, vuestros cuerpos también serán hermosos. Las almas han tenido aleación mezclada en ellas. Ahora recordadme y esa aleación se eliminará. Aquí hay mucha soledad para los hijos que vienen. Cuando los sacerdotes van a caminar, ellos permanecen en silencio total. Ellos sostienen un rosario en sus manos y no miran a nadie. Caminan muy lentamente y permanecen en el recuerdo de Cristo; ellos no conocen al Padre. De Mí se ha dicho que Dios está más allá del nombre y la forma. Si Él es un punto, ¿Qué podrían ver ellos? Ellos no saben cómo recordar un punto. Ahora vosotros Le conocéis. Vosotros entendéis esto, que es por lo que venís aquí. Se alaba Madhuban. Este es el verdadero Madhuban donde vosotros venís. Sentaos en soledad tanto como sea posible y recordad al Padre. No miréis a los demás. Hay muchas azoteas. Id al tejado por la mañana en el recuerdo de Baba y experimentaréis muchísimo placer. Intentad despertaros durante la noche, a la una o las dos en punto, o temprano por la mañana. Vosotros sois los famosos que han conquistado el sueño. Id pronto a la cama y levantaos a la una o las dos de la madrugada e id al tejado y permaneced en soledad, en la peregrinación del recuerdo. Tenéis que acumular vuestro ingreso. Recordad al Padre y manteneos ocupados a vosotros mismos alabándole. Además decidlo unos a otros. “Baba es tan dulce”. Recordándole, vuestros pecados se cortarán. Tenéis una oportunidad muy buena para acumular mucho ingreso aquí. Esto no sois capaces de hacerlo en vuestros propios hogares. No tenéis el tiempo y las vibraciones y el ambiente del mundo son tan sucios que no podéis permanecer en la peregrinación del recuerdo. No hay necesidad de escribir nada para esto. ¿Escriben algo el amante y la amada? Revisaos a vosotros mismos internamente: ¿Causé pesar a alguien? ¿Cuánto recordé a Baba? Venís aquí para progresar. Por tanto, haced esfuerzo aquí. Sentaos en soledad en los tejados y acumulad vuestro ingreso, porque este es el tiempo para acumular. Durante los cinco o siete días que permanecéis aquí, id y sentaos en soledad después de escuchar la murli. Estáis sentados en vuestro propio hogar. Por tanto, recordad al Padre y podéis acumular algún ingreso para vosotros. Muchas madres están en atadura y ellas por tanto recuerdan al Padre: Shiv Baba, libérame de esta atadura. Debido al vicio ellas son golpeadas. Han representado en una obra cómo Draupadi fue desnudada. Ahora todas vosotras sois Draupadis. Por tanto, continuad recordando al Padre. Baba os dice muchas maneras inteligentes para recordarle. No es una cuestión de tener que bañarse etcétera. Sí, si vaciáis vuestro intestino, entonces es necesario tomar un baño. Incluso mientras algunos devotos se están bañando, ellos recuerdan a Dios a y las deidades. Lo importante es el recuerdo. Vosotros habéis recibido muchísimo conocimiento. Es el conocimiento del ciclo de 84 nacimientos. Revisaos a vosotros mismos internamente y preguntad: A lo largo del día, ¿cuánto recuerdo al Padre, al dulcísimo Padre, que me está convirtiendo en un amo del paraíso? ¿Continúa divagando mi mente? ¿Hacia dónde va? Este mundo no existirá; todo se va a destruir. Sólo permaneceremos Baba y nosotros mismos. Hablándoos a vosotros de este modo experimentaréis un gran placer. Los que vienen aquí son los devotos más antiguos. Podéis entender que los que no vienen aquí son devotos recientes y vendrán más tarde. Los que realizan devoción desde el principio del camino de la devoción, ciertamente vendrán aquí para reivindicar su herencia del Padre. Aquí los esfuerzos son incógnitos. Los que no embeben este conocimiento no son capaces de hacer esfuerzos. Venís aquí para trabajar en vosotros mismos y refrescaros. Podéis acumular mucho aquí, en una semana. No seríais capaces de acumular tanto incluso en doce meses allí (en vuestros propios lugares). Podéis captarlo en solo siete días. Es Baba quién os está dando este consejo. Achcha.

A los hijos más dulces, amados, durante tanto tiempo perdidos y ahora encontrados, amor, recuerdos y buenos días de la Madre y el Padre, BapDada. El Padre espiritual dice namaste a los hijos espirituales.

Esencia para el dharna:
1. Sentaos en soledad, recordad al Padre y acumulad un ingreso. Tenéis que revisaros vosotros mismos internamente, que vuestra mente no divague en el tiempo del recuerdo. ¿Cuánto recuerdo al dulce Padre?

2. Permaneced en la felicidad constante de que Baba os ha liberado de la jaula de Ravan. Ahora estáis a punto de ir al mundo nuevo donde, ni hace demasiado calor ni demasiado frío, sino donde hay primavera constante.

Bendición:
Que olvidéis el mundo viejo con intoxicación espiritual y tengáis un derecho a la soberanía del mundo, teniendo autosoberanía.

Los que reivindican un derecho a la herencia del Padre en la edad de la confluencia, son los que tienen un derecho a la autosoberanía y un derecho al reino del mundo. Hoy, tenéis autosoberanía y mañana tendréis el reino del mundo. Es un tema de hoy y mañana. Vosotras almas que tenéis tal derecho, permanecéis en intoxicación espiritual y esa intoxicación fácilmente os capacita a olvidar el mundo viejo. Los que tienen un derecho nunca son dependientes de ningún objeto, persona o sanskares. Ellos no tienen que hacer esfuerzos para dejar cosas limitadas, porque esas cosas automáticamente les dejan a ellos.

Eslogan:
Solo los que usan cada segundo suyo, respiro y tesoro, de una forma digna, se convierten en personificaciones del éxito.