13.10.21       Morning Spanish Murli        Om Shanti      BapDada       Madhuban


Esencia:
Dulces hijos, hay pesar en los lazos de sangre. Tenéis que renunciar a ellos y tener amor espiritual unos con otros. Ésta es la base de la felicidad y la dicha.

Pregunta:
¿Qué esfuerzo especial necesitáis hacer para formar parte del rosario de la victoria?

Respuesta:
Para formar parte del rosario de la victoria, haced esfuerzo especial para haceros santos (puros). Solo cuando seáis sannyasis de verdad, es decir, solo cuando os hagáis sin vicios seréis una cuenta del rosario de la victoria. Si quedan cuentas por las ataduras del karma, no os podréis hacer herederos sino que formareis parte de los súbditos.

Canción:
La Llama se ha encendido en la reunión feliz de las mariposas nocturnas.

Om shanti.
Mirad, estamos alabando a nuestro Padre. Yo, el alma, sin duda mostraré (revelaré) a mi Padre. El hijo muestra al Padre. Yo soy un alma y vosotros diríais: Nosotros somos almas y nuestro Padre es El Alma Suprema, que es el Padre de todos. Todos aceptarán esto; no dirán que los Padres de nosotras, almas, son diferentes. El Padre de todos es Uno. Ahora que somos Sus hijos, conocemos Su ocupación. No podemos decir que Dios es omnipresente. Si fuese así, Dios estaría en todos. Los hijos están felices cuando recuerdan a su padre porque lo que sea que tenga el padre, sus hijos lo reciben como una herencia. Ahora somos los herederos de Dios; ¿qué tiene Él? Él es el Océano de la Dicha, el Océano del Conocimiento, el Océano del Amor. Cantamos Su alabanza porque sabemos esto. Otros no dirían esto. Quizás lo dirían, pero no saben cómo Él es así. Todos los demás dirían que Dios es omnipresente. Sin embargo, nosotros somos Sus hijos y por eso cantamos la alabanza de nuestro Padre incorporal e inmortal: Él es el Océano de la Dicha, el Océano del Conocimiento y el Almacén del Tesoros del Amor. Sin embargo, alguien puede hacer la pregunta: Decís que en el mundo incorporal vuestro estado está más allá de la felicidad y el pesar. Allí, ¿de dónde vendría la felicidad, es decir la dicha, es decir, el amor? Estos temas se tienen que entender. Cuando habláis de dicha, felicidad y amor, es un estado de felicidad, pero ¿cómo puede haber dicha, amor y conocimiento en el mundo de la paz? Cuando el Océano de la Felicidad viene a este mundo corporal, viene a darnos felicidad. Allí permanecéis en un estado más allá de la felicidad y el pesar porque tal y como se os ha explicado, es el mundo que está más allá de la felicidad y el pesar, al que se le llama el mundo incorporal. Después, el otro mundo es el mundo de la felicidad donde hay felicidad y dicha constantes y se le llama el paraíso. Éste es el mundo del pesar al que se le llama infierno, es decir, el mundo de la edad de hierro. Ahora, el Padre Supremo, El Alma Suprema, que es El Océano de la Felicidad, viene y cambia el mundo de la edad de hierro y lo convierte en un almacén de tesoros de dicha, felicidad y amor, donde solo hay felicidad y más felicidad, amor, y más amor. Allí, incluso los animales tienen mucho amor. Las vacas y los leones beben juntos agua del mismo río. Se tienen tanto amor entre ellos. Por tanto, el reino que Dios establece tiene felicidad y dicha. Sin embargo, en el mundo incorporal no hay felicidad, dicha ni amor. Es la residencia de las almas incorporales. Es una vida retirada, es decir, el estado de nirvana para todos donde no hay sentimientos de felicidad ni de pesar. Los papeles de felicidad y pesar se representan en este mundo corporal. Cuando existe el paraíso en este mundo hay amor espiritual eterno mientras que en las conexiones de sangre hay pesar. Los sannyasis tampoco tienen ninguna conexión de sangre. Por eso no sienten pesar por nada. Dicen: Soy la verdad, un ser consciente y la personificación de la dicha porque han renunciado a sus conexiones sanguíneas. Del mismo modo, aquí tampoco tenéis ninguna conexión sanguínea. Aquí todos tenemos el amor espiritual que Dios nos enseña. El Padre dice: Sois Mis hijos amados. Mi dicha, felicidad y amor son vuestros porque habéis renunciado a ese mundo y habéis venido a Mi regazo (adoptado). Habéis venido y os habéis sentado en Mi regazo en vuestra vida práctica. No es como la gente que es adoptada por sus gurús pero regresan a su propia casa. A ellos no se les llama hijos amados. Son como súbditos del gurú. Sin embargo, los que tienen renunciación y son adoptados por ellos se les llama hijos amados, porque son los que se sientan en el gaddi después de que el gurú se ha ido. Hay una diferencia como del día a la noche entre los hijos y los súbditos. Los hijos se convierten en herederos y reclaman una herencia; del mismo modo habéis roto vuestras conexiones sanguíneas y habéis subido al regazo del Incorporal y del corporal, y así os habéis hecho herederos. También en esto, cuanto más conocimiento tomáis, más dicha experimentáis. Se dice que la educación es dicha. Por tanto, cuanto más os ocupéis en esta educación más felicidad recibiréis como súbditos en ese reino. Esta educación Divina es dicha, mediante la cual recibís paz y felicidad supremas. Hijos, esta auto soberanía inquebrantable y constante de felicidad y paz es la propiedad que recibís de Dios. Después, hasta el punto que toméis este conocimiento, recibiréis la herencia del Padre de acuerdo a ello. Por ejemplo, todos estos buscadores vienen a vosotros; son vuestros amados súbditos. No son hijos porque siguen yendo y viniendo. Pueden convertirse en hijos porque algunos cambian de súbditos a herederos. Cuando toman este conocimiento y ven que aquí hay paz y felicidad ilimitada y que en ese mundo hay pesar, vienen al regazo de Dios. Nadie se hace hijo instantáneamente. Antes también ibais y veníais, y después de escuchar esto os quedasteis aquí y os pasasteis a ser herederos. Con los sannyasis sucede lo mismo. Mientras escuchan, cuando entienden que hay paz y felicidad en la renunciación, renuncian a todo. También aquí, cuando prueban esto se hacen hijos amados y por tanto reciben una herencia nacimiento tras nacimiento. Siguen viniendo en el árbol genealógico de las deidades. Los súbditos no se quedan con vosotros; se van a otro lugar debido a sus cuentas kármicas. La canción dice: La Llama se ha encendido en la reunión feliz de las mariposas nocturnas. Las mariposas nocturnas también danzan sobre la llama y mueren. Algunas simplemente dan vueltas alrededor y se van. Este cuerpo en el que Baba Todopoderoso ha entrado es como una llama. Vinisteis aquí como mariposas nocturnas y cuando entendisteis los secretos os quedasteis. Cientos y cientos de miles vienen aquí y os siguen escuchando. Cuanto más escuchen, más seguirán recibiendo bendiciones de dicha y paz porque estas enseñanzas del Padre Inmortal no se pueden destruir. A esto se le llama la riqueza imperecedera del conocimiento; nunca se puede destruir. Por tanto, los que solo escuchan un poco, definitivamente formarán parte de los súbditos. Allí incluso los súbditos son muy, muy felices. Allí hay dicha interior porque todos permanecen conscientes del alma. Aquí nos hemos hecho conscientes de cuerpo y por eso somos infelices. Allí es el paraíso; no hay ni nombre ni rastro de pesar. Incluso los animales viven con gran paz y felicidad, entonces, ¿cuánta paz y amor habrá entre los súbditos? Sin duda no todos se hacen herederos. Aquí, 108 renunciantes firmes se convertirán en cuentas del rosario de la victoria. Aún no se han hecho así; todavía se están haciendo. Al mismo tiempo también se están creando los súbditos. También viven fuera (del centro) y siguen escuchando esto. Tienen yoga mientras están sentados en casa. Teniendo yoga, se hacen miembros aquí y cambian de súbditos a herederos. Mientras quedan algunas cuentas de la atadura del karma siguen viviendo fuera, tienen yoga y permanecen sin vicios. Si mientras viven en casa, practican no tener vicios, definitivamente habrá peleas porque están los lujuriosos e iracundos…Cuando conquistáis la lujuria y termináis de dar veneno, hay peleas. Dios dice: Hijos, la muerte está delante vuestro; todo el mundo se va a destruir. La gente le dice a los ancianos: la muerte está delante tuyo, recuerda a Dios. El Padre se sienta aquí y dice: Hijos, ¡haceos sin vicios! ¡Recordad a Dios! De forma similar, cuando vais a una peregrinación dejáis los vicios y no os enfadáis. En el camino no os involucraríais en el vicio. A lo largo de camino cantan: “Victoria para el Señor de la Inmortalidad”, pero cuando regresan empiezan a ahogarse de nuevo con esos mismos vicios. Vosotros no vais a regresar. No vais a haceros lujuriosos o iracundos. Si os involucráis en los vicios, vuestro estatus se destruirá. No os convertiréis en “Su Santidad”. Los que se hagan santos formarán parte del rosario de la victoria. Los que suspendan pasarán a formar parte de la dinastía de la luna. El Padre Supremo, El Alma Suprema se sienta aquí y os enseña a todos vosotros. Solo Él es el Océano de Conocimiento. Él no se sentará allí, en el mundo incorporal, a da conocimiento a las almas. Él viene aquí y os da conocimiento. Él dice: Sois Mis hijos. Igual que Yo soy puro, vosotros también debéis haceros puros. Después gobernareis el mundo de amor y felicidad de la edad de oro, llamado el Paraíso. Este mundo ahora está cambiando porque de ser de la edad de hierro se está haciendo de la edad de oro. Después cambiará de la edad de oro a la edad de plata. De la edad de plata cambiará a la edad de cobre, y luego de la edad de cobre a la de hierro. El mundo sigue cambiando de este modo. Por tanto, este mundo ahora está cambiando. ¿Quién lo está cambiando? Dios mismo y vosotros os habéis convertido en Sus hijos amados. También se están creando los súbditos, pero los hijos son hijos y los súbditos son súbditos. Los que tienen renunciación se hacen herederos. Definitivamente formarán parte de la familia real. Sin embargo, si no tomáis mucho conocimiento, no recibiréis un estatus. Los que estudien bien se harán amos. Los que solo sigan yendo y viniendo formarán parte de los súbditos. Entonces, hasta el punto en que os hagáis santos recibiréis felicidad. También se les ama pero se les ama completamente cuando se hacen hijos. ¿Entendéis? Hay muchos tipos de renunciantes. Unos son los que renuncian a su casa y familia, y otros son los que viven en casa pero no se involucran en el vicio. Se sientan y relatan las escrituras, etcétera a sus seguidores. Dan el conocimiento del alma. También tienen discípulos, pero sus discípulos no se pueden convertir en hijos amados porque tienen familia e hijos, etc. Por tanto no pueden conseguir que ninguno se quede con ellos. Ni tienen renunciación ni pueden hacer que otros la tengan. Sus discípulos también viven con sus familias; simplemente siguen yendo donde está él. Él sigue dándoles conocimiento o un mantra. No se hacen herederos suyos, por tanto ¿cómo podrán expandirse? Simplemente dan conocimiento, dejan sus cuerpos y se van. Mirad, uno es el rosario de 108 y el otro es el rosario más grande de 16.108. Ése es el rosario del clan real de príncipes y princesas de la dinastía de la luna. Los que son incapaces de tomar todo este conocimiento y de hacerse puros, experimentarán castigo y formarán parte del rosario de la dinastía de la luna. Hay muchos príncipes y princesas. Escucháis y conocéis estos secretos en este tiempo. Estos aspectos del conocimiento no existen allí. Este conocimiento solo se recibe ahora, en la edad de la confluencia, cuando se está estableciendo la religión de las deidades. Por tanto, se os dijo: Los que no conquistan completamente sus sentidos físicos formarán parte del clan de la dinastía de la luna. Los que los conquisten formarán parte del clan de la dinastía del sol. También entre ellos definitivamente son número indefinido. Se recibe un cuerpo de acuerdo al propio estado. ¡Mirad! Mama fue por delante de todos y recibió una beca; se hizo educadora. Se le dio la urna completa del conocimiento. Yo también la llamo “Madre”, porque entregué todo mi cuerpo, mente y riqueza a sus pies y no di nada a mis hijos físicos, que son conexiones sanguíneas. Aquí os convertís en hijos eternos. Venís aquí habiendo renunciado a todo y por ello hay más amor por vosotros. El amor eterno es el más fuerte de todos. Los sannyasis dejan sus casas y se van. Vosotros traéis todo aquí y lo sacrificáis. Dios Mismo está actuando en la práctica y os lo muestra. Aquí podéis recibir respuesta a cualquier pregunta. Dios Mismo también puede venir y deciros eso. Él es el Mago y ahora se está representando Su papel de magia. Sois hijos muy encantadores; el Padre nunca puede disgustaros. Hijos, si Él os disgustara, también aprenderíais a enfadaros. Aquí todos tienen amor interno. También en el paraíso tienen mucho amor. Allí permanecen satopradhan. Aquí se hace mucho servicio con los visitantes que vienen porque se les llena de paz y felicidad. Se van a hacer súbditos amados. Los padres (Mama y Baba) y los hijos se involucran en servirles. Aunque os estáis convirtiendo en deidades, aquí no tenéis ninguna arrogancia de ese estatus. Todos se convierten en servidores obedientes y permanecen involucrados en el servicio. Dios también se convierte en el Servidor Obediente y sirve a Sus hijos amados y súbditos. El derrama dicha sobre los hijos. Achcha.

A los hijos más dulces, amados, las luces de los ojos durante tanto tiempo perdidos y ahora encontrados, los hijos que se han separado cada ciclo y que han venido aquí una vez más, a tales hijos, mucho amor, recuerdos y buenos días desde las profundidades del corazón y con mucho amor de la Madre, el Padre, BapDada. El Padre espiritual dice namasté a los hijos espirituales.

Esencia para el dharna:
1. Al igual que BapDada nunca hace que os disgustéis, vosotros hijos no debéis disgustar a nadie. Vivid unos con otros con amor interno. Nunca os enfadéis.

2. Para reclamar la bendición de la paz y la dicha, entregaos completamente a la Llama. Reclamad el derecho Divino a la paz y la felicidad supremas a través de este estudio.

Bendición:
Que seáis el que desea lo mejor a todos y os hagáis victoriosos con el poder de la cooperación en el grupo.

Si todos en el grupo se ayudan mutuamente y se desean lo mejor, entonces al estar rodeados por el poder del grupo, podéis lograr maravillas. Sed el que tiene buenos deseos hacia los demás y cooperen unos con otros y Maya no tendrá la valentía de entrar en este círculo. Sin embargo, el poder de la cooperación estará en el grupo solo cuando tengáis el pensamiento determinado de que no importa cuántas cosas tengáis que afrontar, definitivamente las afrontaréis y se lo mostraréis a todos haciéndoos victoriosos.

Eslogan:
Todo deseo (ichcha) os impedirá haceros buenos (achcha). Por lo tanto, haceros ignorantes del conocimiento de los deseos.